La Navidad camuflando el abuso de alcohol

Las fiestas navideñas son probablemente los días más especiales y emotivos para muchas familias. Pero para algunas pueden convertirse en el espejo donde se vea ampliada la imagen del problema con el alcohol de alguno de sus miembros.

En Navidad las celebraciones se suceden sin que apenas tengamos tiempo de saber en que día vivimos. Pero comer y beber es una constante. Te levantas de una mesa y ya estás sentado en otra, encarados de nuevo a un nuevo plato, a una nueva copa, a una nueva botella por abrir. Preparados para volver a comer, a brindar y a beber.

Se pierde en nuestra memoria el momento en que empezamos a participar en estas celebraciones en las que se ha normalizado los excesos regados con grandes cantidades de alcohol. Ha sido así «desde siempre».  Sin embargo, es detrás de todas estas ceremonias socialmente aceptadas, donde en muchas ocasiones se enmascara el abuso de alcohol y un posible camino al alcoholismo, pero existe la prevención.

Nochebuena, Nochevieja, la familia, cenas de empresa… la adicción al alcohol se camufla de alegría y brindis. En estas celebraciones se podrá beber sin dar explicaciones y tampoco será imprescindible disimular los síntomas externos de la ingesta de alcohol. “Un día es un día” o “Navidad es solo una vez al año” son algunas de las frases que escucharemos las próximas semanas para justificar el consumo excesivo de vino, cava, cerveza, licores…

Cada año se repite: cuando la Navidad se va, también se van las celebraciones donde se bebe en público y acompañado. En  enero el hábito de consumo de alcohol adopta una forma menos festiva y más solitaria, muchas veces escondida. Porque en el fondo, todos sabemos que depender del alcohol no está bien visto, el estigma del alcohólico es tan fuerte que muchos prefieren ocultarlo a tratarlo.

Ahora que estamos empezando de nuevo el ciclo de fiestas navideñas es un buen momento para insistir en la necesidad de un consumo responsable de alcohol, que pasa también por la concienciación de la población de prevenir el abuso de alcohol en las fiestas navideñas. Sí, en Navidad también.

Consejos para evitar el abuso de alcohol

Aquí van algunos consejos interesantes, algunos de ellos sutiles, para rebajar el consumo de alcohol propio o de los seres queridos que, afortunadamente, te rodearán durante estos días tan especiales.

Estas recomendaciones son respuestas a la pregunta que deberíamos plantearnos: ¿Cómo podemos esquivar la presión social que nos empuja a beber demasiado en Navidad?

    1. Planifica lo que se consumirá. El alcohol es la droga legal más consumida en el mundo y en estos días todavía más. Si eres quien planifica las botellas que entrarán en tu casa, compra unidades aplicando la responsabilidad. para prevenir el abuso del alcohol año también puede ser una buena oportunidad para introducir bebidas sin alcohol o de menor graduación.
    2. Bebe lentamente y dejando espacios entre brindis. En una celebración, es probable que se consuman muchas unidades de alcohol sin apenas darnos cuenta. Recomendamos no mezclar diferentes tipos de alcohol y beber sin ansiedad. Si hay que beber, que sea “slow drink”.
    3. Alterna con alimentos Este punto está estrechamente relacionado con el anterior y, en especial, va referido a las celebraciones más nocturnas o informales centradas en ir de copas o, sencillamente, brindar con alcohol para desearse Felices Fiestas. Durante los eventos navideños, para prevenir el abuso del alcohol, es importante comer algo antes de ingerir la primera copa. Además, en las comidas más copiosas, empieza a comer antes de comenzar a beber o acompaña el vermú del mediodía con algún aperitivo. De esta forma, dejamos que el organismo absorba el alcohol más lentamente.
    4. Debate en la mesa sobre los excesos navideños. Reflexiona en voz alta sobre las cantidades que consumimos en estas fechas y prioricemos la calidad. Compartiendo nuestros puntos de vista con los que nos rodean podremos sensibilizarles sobre los múltiples peligros de abusar del alcohol.
    5. Solicita ayuda a centros especializados en rehabilitación y desintoxicación. Si detectas problemas con el consumo de alcohol de alguno de tus familiares no dudes en pedir la ayuda de profesionales.

    En INTASTUR sabemos que un adicto al alcohol no puede abandonar la bebida de forma drástica, ya que sufrirá un fuerte síndrome de abstinencia, con síntomas como temblores, sudoración, taquicardia y ansiedad. Por lo tanto, el primer paso es recurrir a profesionales, y convencerlo, si hace falta, de la necesidad de pedir este apoyo.

    Que una familia se separe temporalmente es mejor a que quede rota para siempre.

0%
CONTIGO

Vive como te mereces. Rompe tus cadenas. Conócenos.

Pide una primera visita y te orientaremos gratuitamente.