Descripción del proyecto

Sedantes

Sedantes

Benzodiacepinas, ansiolíticos, sedantes

Se llega a la adicción a los sedantes, benzosdiacepinas o ansiolíticos a través de caminos diversos.

Por un lado, son de uso frecuente en Medicina para tratar ciertos trastornos, durante un tiempo. A veces, los tiempos se alargan y se da el caso de que hay personas en las que se que genera una dependencia.

En otras ocasiones, algún familiar o amigo las proporciona para ayudar en momentos de angustia o estrés sin que medie recomendación médica. Desde una perspectiva distorsionada que confunde el efecto de la “pastilla” con la solución del conflicto, la persona identifica las dos cosas.

Del remedio al mal

El problema se produce cuando, sin ser conscientes del cambio, se acaba necesitando la pastilla: se lleva encima siempre «por si la necesito». El no llevarla  genera mucha inseguridad, miedos, ansiedad. El simple hecho de tenerla en el bolsillo, tranquiliza.

Y siempre hay buenas razones para justificar porqué se toma, siempre hay un motivo, siempre debe haberlo. Y si siempre es así, cómo explicar porqué se toma a escondidas? En el fondo, algo le dice al adicto que hay algo que no está funcionando pero a nivel consciente no acaba de encontrar la fuerza para señalar a lo que, le parece, le permite seguir con su vida «normal».

El consumo de benzodiacepinas, sedantes y ansiolíticos se intensifica con la adicción y en ese proceso puede provocar

  • Depresión

  • Pérdida de memoria

  • Inestabilidad emocional

  • Deterioro vida familiar, laboral y social

  • Aumento de la ansiedad, potenciando el aumento del consumo de pastillas

Podemos ayudarte a superar la dependencia a los sedantes, benzodiacepinas o ansiolíticos porque te ayudamos a ir a la raiz, a superar los conflictos del pasado que las pastillas no han solucionado y seguimos arrastrando hasta el momento actual. Puede ser el duelo por fallecimiento de personas a quienes queremos, conflictos familiares o inseguridades de muchos tipos.

Sabemos como te sientes, la vía para recuperarte ha de tener en cuenta cómo has llegado hasta donde estás para encontrar la salida.

«Estuve perdido, no sabía para dónde tirar, pero gracias a ellos y con esfuerzo vi la luz al final del túnel.»

Sergio González

«Yo no tenía vida. Solo aspiraba a eso. Tener una vida normal. A alguien que empezará yo lo único que podría decirle es que merece la pena pasarlo mal en tratamiento, de vez en cuando, para tener una segunda oportunidad.»

EF • Alcohólica

«Mi vida era un caos, hasta k ingrese aquí, ahora  no cambiaría un día malo  d los d ahora por uno bueno d los d antes.»

JRP • Adicto a las drogas

«Si te dejas guiar los resultados son una vida que merece la pena.»

IC • Ludópata

«Recuperar la vida que perdí merece todo la lucha que he hecho y sigo haciendo.»

JI • Ludópata

«Nunca admití que necesitaba ayuda aunque en el fondo lo sabía, ellos me abrieron los ojos.»

JMO • Adicto a la marihuana

«Lo pasé muy mal, pero logré dejar las benzodiacepinas.»

AP • Adicto a las benzodiacepinas
0%
CONTIGO

Las pastillas ya no son la solución, ahora forman parte del problema Mereces una vida sin pastillas que te hacen daño, sin dependencias. Conócenos.

Pide una primera visita y te orientaremos gratuitamente.