Adicción cocaína

Los síntomas de la adicción a la cocaína pueden ayudarte a identificar un problema de adicción en algún ser querido e incluso en ti mismo. La cocaína es una droga estimulante muy adictiva que proviene de la planta Erythroxylum coca. Es una planta con flor perteneciente a la familia de las Eritroxiláceas originaria de las escarpadas estribaciones de los Andes amazónicos.

El consumo de cocaína genera en el consumidor una sensación de euforia y felicidad extrema momentánea. Después de consumir el estado de alerta aumenta la sensibilidad a los estímulos visuales y auditivos. Puede experimentar la sensación de no sentirse cansado. 

Para un cocainómano es difícil reconocer que tiene un problema de adicción y es común que niegue su dependencia porque se siente incomprendido. Si sospechas que alguien de tu alrededor tiene una adicción a la cocaína pide ayuda. En CCAdicciones Asturias te explicamos los síntomas principales de la adicción a la cocaína para que puedas identificarla. Te ofrecemos un tratamiento de desintoxicación por profesionales expertos.    

Síntomas de la adicción a la cocaína

Síntomas de la adicción a la cocaína

Existen algunos síntomas para reconocer e identificar una adicción a la cocaína, tanto físicos como conductuales, entre los cuales encontraríamos los siguientes:

  • Pupilas dilatadas. Cuando una persona consume cocaína se le dilatan las pupilas considerablemente, es lo que se conoce como midriasis. 
  • Hemorragias nasales. A pesar de que la cocaína se puede consumir de diferentes formas, la más habitual es a través de la vía nasal. Un consumo excesivo provoca daños en el epitelio nasal y hacer que sangre por la nariz. Incluso, en los casos más graves puede acabar perforando el tabique nasal. 
  • Taquicardia y arritmia. Provoca el estrechamiento de los vasos sanguíneos e hipertensión. La vasoconstricción provoca que el consumidor de cocaína adquiera un tono de piel pálido. 
  • Aumento de la temperatura corporal. La cocaína eleva la temperatura corporal porque limita la capacidad del organismo de aumentar el flujo sanguíneo que le hace percibir un exceso de calor. 
  • Insomnio por el consumo de cocaína. Dificultad para dormir porque el consumidor de cocaína se siente eufórico y esta sustancia modifica el ciclo del sueño.   
  • Hipersensibilidad a la luz, al ruido y al tacto que pueden acabar en psicosis,  paranoia y delirio.
  • Cambios de estado de ánimo. Una persona que consume normalmente cocaína tiene cambios de humor. Puede pasar de la euforia y la máxima felicidad a estados completamente depresivos. Tiene un efecto estimulante transitorio, ya que después de la exaltación se produce un bajón anímico que causa cansancio, debilidad y desasosiego.   
  • Deterioro físico. El consumo de una sustancia nociva para la salud provoca un mal aspecto físico.  

Comportamientos de un cocainómano

Una adicción a la cocaína conlleva una serie de conductas que se asocian con una persona que tiene una dependencia de esta droga. Su objetivo es consumir, por eso, no tendrán ningún reparo en mentir con tal de que su entorno más próximo no se entere y le pongan trabas. Incluso, podrá robarles para seguir comprando cocaína, ya que debido a su adicción ha podido gastarse todos sus ahorros y estar endeudado.  

Es común que se ausenten constantemente por períodos breves de tiempo, porque los utilizan para consumir o que se aíslen en sí mismos. También es usual que el adicto cambio su entorno. Es decir, deje de lado a las personas que le reprochan su conducta adictiva y que le insisten en hacerle ver que tiene un problema por nuevas personas en su vida que sí que consuman. 

Síndrome de abstinencia de la cocaína

Como se trata de una droga potencialmente adictiva, es fácil que se genere una adicción. La cocaína actúa sobre los circuitos cerebrales encargados del placer y la gratificación.  Es una sustancia que estimula este sistema y el cerebro se habitúa y desarrolla tolerancia. Es decir, cada vez se necesita una cantidad mayor y consumirla con más frecuencia para notar los mismos efectos. 

Tras un consumo continuado, el organismo se acostumbra a esta sustancia. Si se interrumpe de golpe su consumo se manifiesta el síndrome de abstinencia de la cocaína porque se ha generado una dependencia. El adicto siente que sin la cocaína no puede desarrollar su vida correctamente.    

El problema del síndrome de abstinencia de la cocaína es que sus efectos son mayoritariamente psicológicos. Así que, para saber si una persona padece el síndrome de abstinencia de la coca, hay que prestar atención a su conducta. La ausencia de consumo de la droga puede llegar provocar comportamientos extraños porque generan cambios emocionales y psicológicos.  

Síntomas como la ansiedad, irritabilidad y una inestabilidad emocional general pueden llegar a permanecer entre uno o dos años después de dejar de consumir  cocaína, y van desapareciendo poco a poco con el paso del tiempo. 

Fases del síndrome de abstinencia

En el síndrome de abstinencia de la cocaína, podemos distinguir tres fases principales, que son las siguientes: 

1- La primera fase. Se produce lo que se conoce como crash, que puede durar de unas horas a cinco días. Se suele experimentar depresión,  debilidad,  una fuerte irritabilidad y trastornos del sueño. El adicto siente un fuerte deseo de consumir durante el primer día que va desapareciendo progresivamente entre el tercer y el quinto día.

2- Segunda fase. Es la que se considera propiamente de abstinencia. Puede durar de una a diez semanas y es la etapa donde hay más riesgo de recaída. Podemos distinguir dos fases principales.  En la primera se normaliza el estado de ánimo y del sueño y la ansiedad y el deseo de consumir esta droga disminuye. Sin embargo, en la segunda se produce un aumento de la ansiedad y la sensación de irritabilidad y aparece un intenso deseo de consumir otra vez. 

3- Tercera fase: se conoce extinción. Tiene una duración indefinida y se caracteriza porque la sintomatología depresiva va remitiendo y se recupera el estado de ánimo normal. Puede pasar que la persona tenga impulsos y tentaciones de volver a tomar cocaína por el recuerdo del pasado porque anhela los efectos que le producía esta droga.  Por revivir de nuevo la euforia que sentía después de consumir cocaína, o por estímulos externos que le pueden incitar a su uso.  

Pide ayuda profesional

Si identificas algunos de los síntomas de la adicción a la cocaína en alguien de tu entorno o en ti mismo, en CCAdicciones Asturias te ofrecemos soluciones. Te ayudamos a superar la adicción a la cocaína o a cualquier otra adicción, con o sin sustancia. Contamos con los mejores profesionales que te ofrecerán un tratamiento de desintoxicación y te proporcionarán todas las herramientas para superar la dependencia de las drogas.  

Ponte en contacto con nosotros si crees que necesitas ayuda para volver a recuperar el control sobre tu vida. 

Compartir

0%
CONTIGO

Vive como te mereces. Rompe tus cadenas. Conócenos.

Pide una primera visita y te orientaremos gratuitamente.

contacto