Craving: consumir otra vez

Cuando una persona siente una fuerte necesidad o urgencia de consumir una droga decimos que tiene craving. Si el consumo no se produce, el adicto sufrirá muy intensamente tanto a nivel físico como mental. Esta sensación, que puede tener una intensidad e importancia variables, se produce normalmente cuando hay trastornos adictivos. La gravedad del craving es que puede hacer que la persona recaiga en su adicción por culpa de este intenso deseo por consumir de nuevo una droga que ya había tomado anteriormente. Aún después de periodos largos de abstinencia o incluso mientras se está en fase de tratamiento, pueden darse recaídas a causa del craving.

Poco tiempo después de empezar la fase de abstinencia es cuando aparece este deseo intenso por consumir de nuevo. Así como el síndrome de abstinencia tiene una duración más limitada en el tiempo, el craving puede permanecer durante un periodo más largo. Otra diferencia la vemos por ejemplo en que esta urgencia por volver a consumir es cambiante durante el día, siendo más intensa a primeras horas de la tarde. Mientras que el síndrome de abstinencia se presenta normalmente entre un día y dos después de la última dosis y termina al cabo de tres o cuatro semanas. Por otro lado, el craving puede aparecer a causa de distintos factores como estados emocionales, estímulos relacionados con la droga o por la abstinencia. En cambio, el síndrome de abstinencia es provocado únicamente por la propia abstinencia.

Causas de aparición del craving

Explicar este fenómeno ha sido tema de debate durante largo tiempo y son varias las teorías que han intentado darle respuesta. Algunas de ellas son más aceptadas que otras por lo que nos disponemos a verlas con más detalle:

  • Teoría basada en el condicionamiento

Relaciona directamente el consumo con elementos del entorno, considerando éstos como los causantes del consumo. Esta estimulación exterior es la que explica la voluntad de querer repetir la experiencia.

  • Teoría neuropsicológica

Desde el punto de vista neurobiológico también se ha explicado la aparición del craving. En este caso, la adaptación del sistema nervioso a la droga explica el deseo intenso de volver a consumir. Esto es así porque cuando el adicto abandona el consumo algunos mecanismos cerebrales como la transmisión de hormonas y el sistema de recompensa se mantienen alterados. Al cesar el consumo o bien, si éste no se produce en la medida suficiente, el organismo se ve alterado a causa de la falta de elementos familiares. Como consecuencia de esto, aparece un fuerte malestar acompañado del deseo de consumir otra vez. A medida que transcurre el tiempo, y si no se consume, la urgencia disminuirá en intensidad ya que el encéfalo regresa a un estado normal.

  • Modelos cognitivos

Finalmente tenemos una serie de teorías que tratan de explicar el craving a nivel cognitivo. Básicamente dicen que éste está provocado por las expectativas y las creencias de autoeficacia de la propia persona. Uno de estos modelos cognitivos es conocido como el modelo de doble afecto y es uno de los más aceptados. Propone que el craving proviene, por un lado, del estado emocional aversivo que provoca el síndrome de abstinencia o hechos desagradables y, por otro lado, del estado emocional positivo que genera el consumo de la droga. También existe otro modelo llamado de procesamiento cognitivo que afirma que las personas drogodependientes han automatizado el hábito de consumir. Según este modelo, el craving sería un proceso no automático provocado por el esfuerzo de no consumir.

¿Cómo puede aparecer el craving?

Son varios los momentos en los que este intenso deseo por volver a consumir hace acto de presencia. Veamos cuáles son:

  1. Síndrome de abstinencia

Como hemos visto anteriormente, el síndrome de abstinencia se produce cuando el adicto interrumpe el consumo de la droga. En este sentido, es importante tener en cuenta cómo se produce la retirada de este consumo. En el caso de que ésta sea demasiado rápida, brusca o inadecuada, es común que aparezcan diferentes síntomas de diversa gravedad. Aún cuando la interrupción se haga de forma correcta y regulada, la disminución del consumo puede provocar frustración, malestar, ansiedad e incluso agresividad. De todas formas, en las dos situaciones es frecuente que el craving aparezca para tratar de evitar o disminuir el malestar asociado al hecho de no consumir.

  1. Condicionamiento estimular

Habitualmente, el consumo de drogas se da en función del contexto como el lugar, la actividad relacionada o las personas implicadas. Esto hace que, a largo plazo, tener contacto con determinados tipos de estímulos pueda provocar una elicitación de la respuesta de consumo. En consecuencia, el craving se presenta como respuesta a estos estímulos, situaciones o personas.

  1. Búsqueda de placer

En este caso, y a diferencia de la abstinencia donde sí existe una necesidad fisiológica para volver a consumir, en situaciones de sufrimiento vital, abatimiento o simple aburrimiento, puede aparecer un fuerte deseo de consumo. A veces, este deseo también se presenta como una forma de intentar potenciar una experiencia gratificante.

En CCAdicciones Asturias podemos ayudarte a superar la adicción a las drogas o a cualquier conducta adictiva. Contamos con los mejores profesionales si sufres una adicción con o sin sustancia. Ponte en contacto con nosotros si crees que necesitas ayuda para volver a recuperar el control sobre tu vida.

Compartir

0%
CONTIGO

Vive como te mereces. Rompe tus cadenas. Conócenos.

Pide una primera visita y te orientaremos gratuitamente.

contacto