Salir del alcoholismo

Sufrir una adicción a las drogas o tener una conducta adictiva ya de por sí es una de las peores cosas que le pueden pasar a una persona en la vida. Por eso, curarse no es una tarea fácil. Y es que querer salir de una adicción como el alcoholismo, puede convertirse en una lucha interna titánica donde el esfuerzo personal y la constancia son dos aspectos básicos para lograr la recuperación total. Obviamente, acudir a un especialista o incluso ingresar en un centro de tratamiento de adicciones es la principal solución para hacer frente al problema. Aún así, existen una serie de consejos que pueden ayudar a una persona a mejorar su vida y luchar contra el alcohol. En este artículo veremos cuáles son algunos de esos consejos a tener en cuenta.

  1. Admitir que se tiene un problema

Como en tantas situaciones de la vida donde algo no está funcionando bien, el primer paso siempre es admitir que se tiene un problema, lo que ayudará mucho en la recuperación de la persona alcohólica. Darse cuenta de que el alcohol le está haciendo imposible llevar la vida que le gustaría tener es un claro síntoma que debe hacer algo al respecto. La sustancia se ha convertido en un serio problema tanto para el adicto como su entorno más cercano.

  1. Buscar ayuda psicológica

Son muchos los profesionales especializados en problemas de adicciones. Además, la aceptación social del alcohol y su fácil obtención hace que sean corrientes los casos de personas que acuden a un psicólogo para hacer frente a su adicción al alcohol. Es el psicólogo el que, en colaboración con otros médicos como psiquiatras, establecerá cuál es el mejor tratamiento y programa de desintoxicación para combatir la conducta adictiva. Buscar la ayuda de un profesional es otro de los primeros pasos fundamentales a la hora de asegurar el éxito en el proceso de recuperación.

  1. Anotar los motivos de querer dejar el alcohol

Abandonar un consumo que se ha convertido en una adicción incontrolable no es fácil. Para ir avanzando positivamente en este objetivo es importante tener claro hacia dónde se va y porque se hace. En este sentido, puede ser útil apuntar en un papel los motivos por los que el adicto quiere dejar o reducir el consumo de bebidas alcohólicas y poner el papel en algún lugar bien visible de la cocina o la habitación. A corto plazo, los beneficios de dejar de beber incluyen no malgastar dinero en bebida, disfrutar de conversaciones más lúcidas e interesantes, dormir mejor por las noches, o no perder el tiempo porque se está de resaca.

      4. Comunicar a las personas conocidas la voluntad de dejar el alcohol

Informar a aquellos que son más cercanos que se ha tomado la decisión de abandonar el consumo de alcohol es algo que puede ayudar al adicto a ser más constante y a comprometerse más con uno mismo. Además, es un paso que también animará a los familiares y amigos a que quieran ayudar y serán conscientes de la gravedad del problema. Así, el adicto puede pedirles que no le ofrezcan ningún tipo de bebida alcohólica o proponerles hacer actividades donde no haya alcohol.

      5. Romper lazos con las personas que inciten a beber

Si antes veíamos como hay personas que pueden ayudar al adicto a salir de su situación, existen otras que pueden conseguir justo lo contrario. Son aquellas personas que incitan a que el consumidor siga bebiendo. Esto puede pasar porque no comprenden la gravedad del asunto o porque ellas también es posible que tengan un problema con el alcohol que todavía no han aceptado. Puede ocurrir que la bebida sea el nexo de unión con amigos de toda la vida con los que se va al bar los fines de semana o con los que se solía hacer botellón. Aunque se trate de amigos de toda la vida, si estas personas pueden suponer un problema para salir de la adicción, será necesario romper relación con ellas. No será fácil, pero se impone como necesario.

      6. Identificar los motivos que han llevado a la adicción

Encontrar las razones por las que se ha llegado a depender del alcohol pueden ser muchas y variadas. Averiguarlas todas puede requerir una profunda reflexión. Hacer una lista donde se anoten todas las situaciones, personas, lugares y motivos que han contribuido a consumir alcohol puede ser un ejercicio muy beneficioso. En este sentido, es especialmente útil ser consciente de cómo se sentía el adicto antes y después de beber en cada uno de los contextos. Por ejemplo, no es lo mismo beber en un bar con los amigos estando de celebración, que hacerlo en casa solo después de haber discutido con la pareja. Este ejercicio servirá para trabajar estrategias con el psicólogo para aprender a hacer frente a situaciones adversas y evitar beber.

      7. Aprender a decir NO

Tomar alcohol está visto como algo normal en la sociedad. Por eso, es difícil evitar que alguien nos ofrezca una bebida e incluso puede darse que esta persona insista en tomar una copita. Es en estos momentos en los que la fuerza de voluntad del adicto es puesta a prueba, donde tiene que decir de forma decidida pero amable “no, gracias”. Sin explicaciones innecesarias ni respuestas demasiado largas. Si se trata de un amigo cercano conocedor del problema, hay que pedirle su ayuda para encarar la situación de forma conjunta.

CCAdicciones Asturias es un centro de desintoxicación donde podemos ayudarte a superar la adicción al alcohol. Contamos con los mejores profesionales si sufres una adicción con o sin sustancia. Ponte en contacto con nosotros si crees que necesitas ayuda para volver a recuperar el control sobre tu vida.

Compartir

0%
CONTIGO

Vive como te mereces. Rompe tus cadenas. Conócenos.

Pide una primera visita y te orientaremos gratuitamente.

contacto