Hacer deporte para combatir la adicción

Consumir drogas puede hacer que una persona acabe desarrollando una adicción de la que puede ser muy difícil salir. El grado de dependencia es tal que se descuidan todos los ámbitos de la vida como la familia, el trabajo o los amigos. Llegados a ese punto, el adicto tiene que decidir entre seguir un tratamiento que le ayude a recuperarse de su adicción o continuar en una espiral de autodestrucción. Un factor que se ha visto que puede ayudar en el proceso de rehabilitación de adicciones es hacer ejercicio. A parte de los beneficios que conlleva para todo el mundo, también en estas situaciones se muestra como un elemento a tener en cuenta. En el artículo de hoy veremos porqué el ejercicio puede ser de ayuda como parte del tratamiento de adicciones.

El ejercicio físico como un elemento más del tratamiento

Estudios recientes han demostrado que el ejercicio físico puede ser un complemento muy eficaz en el proceso de superación de una adicción. Cuando una persona está haciendo un tratamiento de rehabilitación, es habitual que éste incluya algún tipo de psicoterapia o asesoramiento centrados en entender el comportamiento del adicto y dar herramientas para combatir las ganas de consumir. Muchas veces, durante las sesiones de terapia el paciente puede sentir que un enfoque orientado al ejercicio físico puede ser de ayuda para hacer frente a los aspectos mentales o emocionales de la adicción. En este sentido, hay bastantes personas para las que hacer ejercicio se convierte en un elemento que les ayuda a controlar sus impulsos adictivos.

Beneficios del ejercicio físico en el proceso de recuperación

Un problema importante para las personas que están intentando superar una adicción está en su dependencia física y psicológica a la voluntad de consumir. Su mente y su cuerpo desean tomar la droga la cuál produce endorfinas en el cerebro y crea la sensación de estar drogado. El problema se agrava cuando otros factores como el estrés fruto de la vida diaria y los impulsos por consumir hacen que la situación pueda volverse insoportable. Hacer ejercicio también libera endorfinas, lo que hace que el paciente tenga la misma sensación de euforia producida por un producto químico o por la sustancia que crea adicción. Por eso los beneficios del ejercicio físico son muchos, entre los que encontramos:

  • Reduce las ansias por consumir
  • Sirve como mecanismo de afrontamiento constructivo
  • Mejora la calidad del sueño
  • Reduce la ansiedad y el estrés
  • Mejora el pensamiento y proporciona una perspectiva positiva
  • Produce “recompensas neurológicas” y aumenta la autoestima
  • Disminuye la efectividad de las drogas, reduciendo la susceptibilidad al uso y al abuso
  • Restaura las células cerebrales dañadas por el consumo intenso de drogas
  • Llena un vacío, ofreciendo estructura y rutina

Aunque es cierto que realizar ejercicio físico resulta menos intenso que lo que se experimenta con las drogas, sus efectos son muy positivos tanto mental como físicamente. Algunas investigaciones realizadas con adictos han mostrado que el ejercicio puede aportar una sensación de logro y una mayor confianza en mantenerse sobrio. Por este motivo, gracias al gran número de beneficios que produce a nivel físico y emocional, la actividad física puede contribuir eficazmente a fomentar una vida sana y sin adicciones.

Eficaz para combatir la abstinencia

Cuando se interrumpe el consumo de drogas o la conducta adictiva aparece la abstinencia. Se trata de una fase muy complicada donde el adicto experimenta síntomas muy desagradables relacionados con este parón del consumo y las ganas por tomar que no están siendo satisfechas. Estos síntomas varían en intensidad en función de la persona y de la adicción que está abandonando. Sin embargo, todos lo síndromes de abstinencia se caracterizan por el deseo de consumir más o continuar con la conducta adictiva, así como la sensación de alivio si se recae.

La abstinencia genera una serie de síntomas entre los que encontramos ansiedad, sudoración, dolores de cabeza, depresión, irritabilidad, sequedad en la boca, tensión muscular y problemas digestivos. Hacer ejercicio de forma regular es una forma de aliviar estos síntomas. Por ejemplo, la actividad física ayuda a reducir el estrés, la ansiedad y la depresión. Al ser estos los síntomas más habituales del síndrome de abstinencia, hacer ejercicio es cada vez más recomendado para aliviar los efectos de la abstinencia.

Hacer ejercicio para superar la adicción

Que el ejercicio físico tenga un efecto tan significativo en el cuerpo y la mente de una persona que se enfrenta a una adicción tiene que ver con los propios beneficios de la actividad física. Esto es así ya que hacer deporte ayuda a perder y a gestionar la pérdida de peso, mejora la circulación, ayuda a tener más energía y fuerza muscular, así como la imagen personal y el estado de ánimo. Además, también aumenta la agudeza mental y reduce la depresión y la ansiedad.

Se han hecho estudios que apoyan esta idea. Algunos de ellos han demostrado que las personas que incluyeron el ejercicio en sus programas de rehabilitación mostraron un menor consumo de medicamentos y una mejor calidad de vida. Por otro lado, los participantes de estos estudios afirmaron que se sentían mejor con respecto a su apariencia, podían respirar mejor y se sentían con más energía.

En CCAdicciones Asturias podemos ayudarte a superar la adicción a las drogas o a cualquier conducta adictiva. Contamos con los mejores profesionales si sufres una adicción con o sin sustancia. Ponte en contacto con nosotros si crees que necesitas ayuda para volver a recuperar el control sobre tu vida.

Compartir

0%
CONTIGO

Vive como te mereces. Rompe tus cadenas. Conócenos.

Pide una primera visita y te orientaremos gratuitamente.

contacto